MAIN MENU
English Spanish

Pope Francis invites the faithful to pray the Rosary in October

El Papa pide rezar cada día de octubre el Rosario por la Iglesia

The Holy Father has decided to invite all the faithful, of all the world, to pray the Holy Rosary every day, during the entire Marian month of October, and thus to join in communion and in penitence, as the people of God, in asking the Holy Mother of God and Saint Michael Archangel to protect the Church from the devil, who always seeks to separate us from God and from each other.

In recent days, before his departure for the Baltic States, the Holy Father met with Fr. Fréderic Fornos, S.J., international director of the World Network of Prayer for the Pope, and asked him to spread this appeal to all the faithful throughout the world, inviting them to conclude the recitation of the Rosary with the ancient invocation “Sub Tuum Praesidium”, and with the prayer to Saint Michael Archangel that he protect us and help us in the struggle against evil (cf. Revelation 12, 7-12).

The prayer – the Pontiff affirmed a few days ago, on 11 September, in a homily at Santa Marta, citing the first book of Job – is the weapon against the Great Accuser who “goes around the world seeking to accuse”. Only prayer can defeat him. The Russian mystics and the great saints of all the traditions advised, in moments of spiritual turbulence, to shelter beneath the mantle of the Holy Mother of God pronouncing the invocation “Sub Tuum Praesidium”.

Sub Tuum Praesidium

The invocation “Sub Tuum Praesidium” is recited as follows:

“Sub tuum praesidium confugimus Sancta Dei Genitrix. Nostras deprecationes ne despicias in necessitatibus, sed a periculis cunctis libera nos semper, Virgo Gloriosa et Benedicta”.

[We fly to thy protection, O Holy Mother of God. Do not despise our petitions in our necessities, but deliver us always from all dangers, O Glorious and Blessed Virgin].

With this request for intercession the Holy Father asks the faithful of all the world to pray that the Holy Mother of God place the Church beneath her protective mantle: to preserve her from the attachks by the devil, the great accuser, and at the same time to make her more aware of the faults, the errors and the abuses committed in the present and in the past, and committed to combating without any hesitation, so that evil may not prevail.

Prayer to Saint Michael

The Holy Father has also asked that the recitation of the Holy Rosary during the month of October conclude with the prayer written by Leo XIII:

“Sancte Michael Archangele, defende nos in proelio; contra nequitiam et insidias diaboli esto praesidium. Imperet illi Deus, supplices deprecamur: tuque, Princeps militiae caelestis, Satanam aliosque spiritus malignos, qui ad perditionem animarum pervagantur in mundo, divina virtute, in infernum detrude. Amen”.

[Saint Michael Archangel, defend us in battle, be our protection against the wickedness and snares of the devil; may God rebuke him, we humbly pray; and do thou, O Prince of the heavenly host, by the power of God, cast into hell Satan and all the evil spirits who prowl through the world seeking the ruin of souls. Amen].

Durante este mes de octubre el Papa Francisco pide a todos los fieles que hagamos un esfuerzo mayor en nuestra oración personal y comunitaria.

Por ello, nos invita a rezar el Santo Rosario cada día y con especial devoción, pidiendo a la Virgen María que ayude a la Iglesia en estos tiempos de crisis, y nos pide también invocar la intercesión del Arcángel San Miguel, “Jefe de los Ejércitos celestes”, para que la defienda de los ataques del maligno.

La difusión de esta intención del Santo Padre ha sido encargada a la Red Mundial de Oración del Papa, y en este contexto, su director, padre Frédéric Fornos SJ, explica en entrevista para Vatican News, la importancia de sumarnos a la petición de Francisco.

«Esta petición llega ahora, en particular, tras estos últimos meses donde la Iglesia vive situaciones difíciles, entre ellas, han aparecido con mucha más fuerza que antes, abusos sexuales, abusos de poder y de conciencia por parte de clérigos, personas consagradas y también laicos; sumando así divisiones internas. Y ciertamente, muchos católicos piensan que es un momento difícil de confusión donde se escuchan cosas que pueden sorprender, incluso horrorizar...».

«Cosas que son favorecidas por el mal espíritu, como dice San Ignacio de Loyola, "el mortal enemigo de la naturaleza humana", es decir; el enemigo que quiere destruir nuestro interior», explica el padre Fornos destacando que en la tradición cristiana el mal tiene diversas figuras como la de satanás, que en hebreo significa el adversario; o el diablo que viene de la palabra griega diabolos... “el acusador, el que divide, el que siembra discordia”.

El seductor del mundo y padre de la mentira

En la Biblia, se encuentran muchas figuras como estas para ayudarnos a percibir la realidad del mal, "hablamos del seductor del mundo, el padre de la mentira, que nos ataca y encuentra complicidades en nuestro corazón", añade el director de la Red Mundial de Oración del Papa, afirmando que vivimos “dentro de un combate espiritual en el cual la Iglesia está desde un inicio y en el que cada uno de nosotros está involucrado, ya sea en su vida personal, espiritual y comunitaria”.

"Como vemos el mal se manifiesta de varias maneras y la misión de evangelización de la Iglesia se hace más difícil, incluso se va desacreditando"-asegura nuestro entrevistado- destacando que parte de ello se debe a nuestra responsabilidad al dejarnos llevar por las pasiones que no nos abren a la verdadera vida, entre ellas: la riqueza, la vanidad y el orgullo.

“ En la tradición bíblica, se encuentran muchas figuras como estas para ayudarnos a percibir la realidad del mal, hablamos del seductor del mundo, el padre de la mentira, que nos ataca y encuentra complicidades en nuestro corazón ”

"Son los escalones por los cuales quiere arrastrarnos el mal, el cual es un seductor. Trayendo pensamientos e intenciones buenas... poco a poco va llevando a la persona a sus perversas intenciones, como la discordia y la mentira", argumenta Fornos.

Ser fieles a la cruz, como María

Por otra parte, el sacerdote jesuita hace hincapié en que el Papa Francisco nos recuerda en su Carta al Pueblo de Dios, del 20 de agosto del 2018, que «si un miembro sufre, todos sufren con él… cuando experimentamos la desolación que nos producen estas llagas eclesiales, con María nos hará bien instar más en la oración (S. Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales, 319), buscando crecer más en amor y fidelidad a la Iglesia».

Recemos el Santo Rosario

Frente a esta situación el Pontífice pide que todos los católicos y todos los fieles, recemos de manera intensa y especialmente cada día del mes de octubre, el Santo Rosario, para que la Virgen María, “quien siempre estuvo a los pies de la cruz de Jesús y no se dejó vencer por el miedo”, ayude a la Iglesia en estos momentos de dolorosa dificultad; a la vez que invocamos el poder del Arcángel San Miguel, "jefe de los ejércitos celestes y protector de la Iglesia" (Apocalipsis 12, 7-9); para que la defienda de los ataques y trampas del maligno.

Y así, el Papa nos invita al final del Rosario, a concluir recitando una de las invocaciones más antiguas a la Santa Madre de Dios; el “Sub Tuum Praesidium

“ Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro, ¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita! ”

junto con la oración tradicional a San Miguel escrita por León XIII:

“ San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén. ”

Por su parte, la Red Mundial de Oración del Papa iniciará este pedido del Santo Padre el 1 de octubre, día de Santa Teresita de Lisieux, rezando con especial intensidad a lo largo de todo el mes.